«He aprendido a reinventarme y a fortalecer la confianza en mis clientes debido a la pandemia»

«He aprendido a reinventarme y a fortalecer la confianza en mis clientes debido a la pandemia»

Dene Inca vive en el distrito de Santa Rosa ubicado en el norte de Lima con su esposo y sus cuatro hijos. En el 2019 fue parte del proyecto Vives Emprende y durante la pandemia recibió talleres de refuerzo que le permitieron aprender a digitalizar sus procesos de compra y venta, implementar protocolos de bioseguridad para su negocio, así como conocer las opciones de financiamiento en la banca formal.

En el 2020, tras la parálisis de la actividad económica debido a la pandemia del coronavirus, Acción contra el Hambre con el apoyo de la Fundación Repsol, realizó formaciones online para los emprendedores y emprendedoras con el objetivo de que aprendan nuevas herramientas digitales para que sus negocios se adapten al nuevo entorno y se reinventen. Gracias a ello, el 95% de los negocios de las y los estudiantes, se transformaron y se mantuvieron vigentes.

En la entrada de su casa encontramos el cartel con el nombre de su negocio: Eco Lavandería Inca. Su nombre nace con el objetivo de reutilizar el agua gris para otras actividades en el hogar. Dene nos invita a ingresar y mientras atravesamos su jardín nos cuenta que en su parcela tiene su casita donde vive con su familia y otro espacio dedicado exclusivamente a la lavandería.

historia-de-vida-vives-emprende-ecolavanderia-Repsol

La familia de Dene fue una de las muchas familias peruanas que también se vieron afectadas por la pandemia. Su esposo se quedó sin trabajo y cuando se incorporó de nuevo se contagió de Covid19, la lavandería tuvo que cerrar y sus hijos tenían dificultades de acceso para las clases online. “Una de las cosas más difíciles y que más me preocupa es la educación de mis hijos porque en casa no contamos con todos los equipos para que accedan a sus clases virtuales.”

vives-emprende-2019-ecolavanderia-repsolAdemás, todos los ahorros familiares, pensados para invertir en el negocio se destinaron al cuidado de su esposo cuando se enfermó y a la compra de alimentos para la familia. “Durante la pandemia fue muy frustrante no poder trabajar a pesar de que nuestros clientes nos llamaban y pedían el servicio. Gracias a las formaciones recibidas esta situación de incertidumbre y de tensión la llevaba mejor, emocionalmente me sentía bastante bien porque conversábamos con los técnicos de emprendimiento de Acción contra el Hambre y compartíamos inquietudes con los compañeros del programa Vives Emprende.”

Una de las áreas que se impulsa en las capacitaciones es el manejo de las redes sociales y la venta a través de las plataformas online. En los cursos aprendí todo el tema tecnológico que no sabía y que tanto me ha ayudado durante la pandemia: el manejo de las redes sociales, la utilización de aplicativos de transferencias bancarias y a mejorar la atención con el cliente. Sin el programa Vives Emprende nunca me habría acercado a la idea de promocionar mi lavandería por redes sociales y posiblemente como no hubiera tenido las herramientas o las capacidades para pensar en innovar, posiblemente habría cerrado mi negocio.”

Santa Rosa es un distrito que cuenta con muchas lavanderías, pero la de Dene tiene un valor añadido porque se adapta y empatiza con las necesidades de sus clientes, tal y como ella comenta: Ecolavandería Inca no es solo una lavandería, está ahí para las personas que trabajan o están pasando por un momento difícil. Especialmente en pandemia, venían los clientes y no tenían dinero para pagar en ese momento, otros habían sido contagiados con la Covid. Pero no nos ha importado porque lo que nos importaba es que estuvieran bien, entonces dábamos crédito con la promesa que nos podían pagar después, cuando ya estén bien. Confiamos en ello y así ha sido.”

vives-emprende-2019-emprendimiento-ecolavanderia-repsol

Gracias a la formación del Programa en protocolos de bioseguridad Dene aprendió cómo recibir y manipular la ropa para protegerse del virus y sentirse más tranquila cuando está trabajando en la lavandería y hasta el momento no se ha contagiado.

vives-emprende-medios-de-vida-repsolDene Inca quiere seguir capacitándose para seguir desarrollando su negocio. Le gustaría que su emprendimiento creciera, abrir otra eco lavandería en otros lugares. Y encuentra lo positivo de la pandemia “es un momento muy negativo pero no lo cambiaría porque me ha permitido ayudar a mis clientes y aprender muchas cosas de mí misma y de mi emprendimiento que he logrado poner en práctica.”

Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Te puede interesar